lunes, 4 de febrero de 2013

Cuando el cielo...

expr:id='"post-body-" + data:post.id' itemprop='description articleBody'>
Cuando el cielo retuvo los sueños perdidos, mi alma decidió que sería el momento de volver. Siempre pensé que mi vida estaría anclada a ti, pero esa pequeña flor me enseñó que no debo desechar a la noche y que todo tiene una razón. Hoy he venido a ti para pedirte perdón pues ya es momento de que estos mundos colisionen. Y es que aún cuando el sueño del primer mundo caiga, solo tú posees el tiempo que la brillante ha de tener.

-         -  No te preocupes criatura, tú y yo estamos bañados por esa luz que nos rodea. Tú y yo, seremos consolados de las cosas que irradian un mañana

Esta imagen no me pertenece
Quise aferrarme a ti con esas palabras, pero nunca imaginé que acabaríamos de este modo. Yo sé que no hay excusa para esto, pero supongo que debe de ser el destino, por eso debes de creer que todo en mi mundo es distinto de ti, pues aún cuando las hojas caen, caen junto a mi alma la cual entona el preludio de una canción encantadora que hoy, atraída a este mundo llamado Fortuna me recuerda que esto es un simple sueño de la palabra vida.

Sé que mis pensamientos aún no pueden alcanzarte, que todavía hoy sigo vagando por estas solitarias calles de esta fría ciudad y de las que aún si siquiera puedo recordar el lugar donde estoy. Imagino que en esta noche sin fin ya debe de llegar, y al igual que ella tu llegarás.

Por eso, si para entonces mi mente se libera de los desgarros de este quebradizo corazón, mi sueño habrá terminado, y será entonces que en mi alma sonará la más dulce y armoniosas de las melodía más oscura inscritas en las sinfonías de la noche, desapareciendo silenciosamente con ella entre mi pasado, donde para mi ya es imposible de retroceder a esos días donde tu hermosa voz siempre sería la esperanza por la cual se iluminaría mi nuevo mañana.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas Gracias por tu comentario